Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Recomendaciones generales para padres y cuidadores con piel atópica

Recomendaciones generales para padres
y cuidadores de niños con piel atòpica

Estar bien informados

Es vital que tanto padres como profesores y cuidadores estén bien informados y que además se dedique tiempo a educar a los niños con dermatitis atópica para que conozcan y comprendan la enfermedad, sus cuidados, tratamiento, etc.

1. Alimentación

Los niños con dermatitis atópica deben llevar una alimentación normal, variada y adecuada según la edad. A día de hoy, no existen recomendaciones específicas para este colectivo salvo que se haya demostrado que el niño es alérgico a algún alimento. Si se sospecha de que algún alimento en particular puede provocare o aumentar el riesgo de la aparición del brote, se debe consultar con el especialista.

2. Cuidar el ambiente

La temperatura, el grado de humedad o la contaminación ambiental pueden influir en la mejora o empeoramiento de la piel atópica. El calor y frío seco aumentan la sudoración y resecan mucho la piel respectivamente, favoreciendo la irritación y el picor y empeorando los signos y síntomas de la dermatitis atópica.

Por esta razón, se aconseja que la climatización interior de la casa sea adecuada, manteniendo una temperatura que oscile entre los 18-20·C y con humedad ambiental del 50%. En invierno se puede recurrir a la utilización de un humidificador y en verano se recomiendan reducir al máximo la utilización del aire acondicionado. Otro factor importante es evitar la acumulación de polvo (alfombras, edredones de plumas, peluches, etc.) por lo que se aconseja ventilar a diario las habitaciones de la casa.

3. Exposición solar

Se puede tomar el sol, pero con precaución. Para ello, hay que evitar la exposición solar durante las horas centrales del día, de 11 a 16 horas y utilizar siempre protección solar adecuada con cremas solares pediátricas de un índice de protección superior a 40. Aplicar el fotoprotector siempre 20-30 minutos antes de la exposición y repetir su aplicación tras cada baño y cada 60-90 minutos.

4. Las mascotas

Se recomienda evitar tener mascotas en casa, sobre todo los animales con pelo (perro, gato, conejo, hámster...). En caso de que ya conviva con nosotros, se recomienda evitar dormir en la misma estancia o compartir sofás y realizar una correcta higiene en el hogar, como por ejemplo pasar el aspirador varias veces a la semana.

5. Practicar deporte

Realizar deporte adecuado a nuestra condición física es saludable pero en el caso de los niños con dermatitis atópica conviene tomar ciertas precauciones.

Es importante ducharse después de la actividad física para eliminar el sudor que resulta irritante para la piel. Los baños con agua de mar suelen ser beneficiosos, salvo en los brotes y con respecto a la piscina, hay que individualizar aunque en periodos de brote, tampoco se recomienda realizar natación ya que el cloro del agua de las piscinas puede empeorar la lesión de la piel. En todo caso, después de salir de la piscina, se debe aclarar la piel con agua dulce y aplicar la crema emoliente para mantener bien hidratada la piel.

6. Vacunas

Los niños con dermatitis atópica deben recibir el calendario vacunal completo y a su debido tiempo, si no existen otras contraindicaciones. En caso de que el niño se encuentre en fase de brote intenso, comunicárselo al pediatra para valorar retrasarla o escoger otra zona de la piel para evitar un empeoramiento local del eccema.

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto