Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué es el juego heurístico?

¿Qué es el juego heurístico?

El juego heurístico es un sistema de educación en el que al alumno se le enseña a descubrir por sí mismo las cosas. Ideado por Elinor Goldschmied, maestra y psiquiatra inglesa, ayuda a desarrollar la imaginación y la creatividad, la coordinación, la curiosidad, etc.

Esta corriente educacional fue creada por Elinor Goldschmied, maestra y diplomada en Psiquiatría social por la London School of Economics and Political Science. Conocida también como “la cesta de los tesoros”, es un juego libre y espontáneo donde los niños interactúan con diferentes tipos de materiales.

La palabra heurístico proviene del griego eurisko, que significa descubrir. Y es que esa es la clave de este sistema, dejar que el niño descubra por sí solo todo lo que puede hacer con diferentes objetos cotidianos.

Entre los principales beneficios del juego heurístico encontramos:

- Desarrolla la imaginación y la creatividad

- Potencia la curiosidad

- Estimula la concentración

- Mejora la coordinación

- Fomenta el desarrollo de los 5 sentidos

- Mejora la comprensión verbal y amplía el vocabulario

- Potencia la capacidad de reflexión y razonamiento

 

Fases del juego heurístico

1- Preparación del material

El adulto, padre o profesor, debe preparar las cajas para el juego, llenas de diferentes objetos de materiales diferentes que, de primeras, no aparenten tener una finalidad lúdica. Es decir, es mejor que sean objetos cotidianos, difíciles de romper y no tóxicos. Los materiales tienen que quedar agrupados según sus cualidades y las cajas deben estar esparcidas por el suelo para que ellos puedan acceder fácilmente a las mismas.

2- Exploración

Se deja a los niños ir cogiendo los diferentes materiales, probándolos y jugando con ellos. Los niños se preguntan qué pueden hacer con cada uno de ellos y, en ese momento, entra en juego la imaginación.

El adulto debe ser un mero observador. No tiene que intervenir ni interrumpir su juego.

3- Recogida

Los niños deben recoger el material, clasificándolo y colocándolo en cada caja según sus similitudes. En esta fase el adulto debe indicar el nombre y la cantidad de los objetos con los que se va colocando. 

El juego heurístico debe durar unos 45 minutos, 25 para jugar con los materiales y el resto para organizarlos en la recogida. Normalmente va dirigido a niños de entre 1 y 2 años.

 

 

Fuente:

- Goldschmied, E. y Jackson, S. (2000), La educación infantil de 0 a 3 años, Madrid, ed. Morata.

Compartir

Comentarios

Escribe tu respuesta

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto