Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las tomas nocturnas, ¿hay que despertarle?

Las tomas nocturnas, ¿hay que despertarle?

Durante los primeros meses de vida del bebé se le alimenta a demanda, es decir, cuando el pequeño lo solicita porque tiene hambre. Generalmente esto ocurre cada dos o tres horas al principio, por lo que será él mismo quien se despierte por la noche cuando tenga hambre y pida comer. Pero si no es el caso de tu hijo y se pasa horas y horas durmiendo, ¿debes despertarle para darle de comer?

Una de las grandes dudas que se plantean los padres en los primeros meses de vida de un bebé relacionado con su alimentación es cada cuánto hay que darle de comer y si es necesario o no despertarle si han pasado muchas horas desde la última toma.

Los pediatras recomiendan dar al bebé de comer a demanda, lo que significa que hay que darle el pecho o el biberón cada vez que él lo solicite, sin guiarse por unos horarios fijos. No obstante, normalmente hacia los dos meses el pequeño adquiere una rutina y come más o menos todos los días a las mismas horas.

Los recién nacidos duermen la mayor parte del día y no distinguen entre el día y la noche, por lo que la mayoría se despertarán solos por la noche cuando tengan hambre. Sin embargo, hay algunos bebés más dormilones que se pueden pasar hasta 7 u 8 horas seguidas durmiendo. En estos casos, los padres se preguntan si es necesario despertarlos para darles de comer.

Existen diferencias tendencias en pediatría, pero en general la respuesta a esta duda es que durante las primeras semanas sí hay que despertarlos ya que casi todos los bebés pierden parte de su peso en los primeros días, por lo que para recuperarlo es necesario que coman a menudo. Deben comer cada dos o tres horas, incluso de noche, hasta que el pediatra te indique que su peso es el adecuado. A partir de ese momento puedes espaciar las tomas nocturnas a cuatro o cinco horas si el bebé no lo solicita antes.

A partir de las 6 semanas de vida, a no ser que tu bebé tenga poco peso, puedes respetar sus horas de sueño nocturnas y darle de comer solo cuando él te lo pida. No será necesario que lo despiertes a no ser que el pediatra te indique lo contrario (en ocasiones si presentan un peso bajo es prioritario despertarlo).

Por el día, en cambio, muchos especialistas consideran que sí se debe despertar a los bebés cada 4 horas para que coman, al menos hasta que tengan unos 3 meses, momento en que ellos mismos empezarán a dormir menos horas durante el periodo diurno.

Compartir

Comentarios

Escribe tu respuesta

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto