Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuando empezar con los trocitos

Cuando empezar con los trocitos

¿En qué momento hay que empezar a dar al bebé trocitos de comida para que empiece a masticar y tragar? ¿Por qué alimentos se recomienda comenzar? ¿Puede atragantarse? ¿Hay que tomar alguna medida especial al hacerlo? Encuentra respuesta a todas las dudas que tengas acerca de este tema para poder dar una alimentación sana a tu hijo.

A partir de los 12 meses, más o menos, el niño ya tiene la capacidad de masticar trozos blanditos de comida, por lo que deberás ir dejando gradualmente las papillas como único alimento del pequeño.

Sin embargo, si te da miedo empezar a darle comida sin triturar o piensas que se puede atragantar, comprueba si tu bebé cumple estas condiciones que nos avisan de si un niño está preparado o no para comer lo mismo que un adulto.

- Tiene al menos 6 meses.

- Sujeta su cabeza y puede sentarse, aunque necesite un apoyo en la espalda. Por ejemplo, sentado en una trona.

- Muestra interés por lo que coméis los adultos.

- Ya no tiene reflejo de extrusión (acto reflejo que ocasiona que cuando se introduce un alimento en la parte anterior de la boca, el bebé lo expulse al exterior con la lengua).

-  Es capaz de coger los alimentos con sus manos.

Si cumple estos requisitos, puedes empezar a darle pequeños trozos de comida como jamón cocido, fruta, pasta, verdura cocida, etc. De hecho, muchas personas se saltan la etapa de las papillas y pasan directamente de la lactancia a la alimentación sólida; es lo que se conoce como “Baby led weaning”.

Consejos

- Empieza dejando al alcance de su mano trozos de comida y déjale que los chupe, los muerda, los saboree…

- Estos primeros trozos tienen que ser blandos: guisantes, granos de maíz, macarrones, trocitos de carne, de fruta, etc.

- Aunque se manche o ensucie la cocina, es recomendable que le permitas comer con la mano para que explore.

- No le obligues a comer, es mejor que al principio sea él quien decida cuánto comer. Si es poco o se queda con hambre, completa con papillas.

- Cuidado con alimentos pequeños y duros con los que puede atragantarse como frutos secos, cerezas, etc. Estos tienes que dejarlos para mucho más adelante.

Para ampliar la información sobre este tema, puedes consultar nuestros posts: Ya toca masticar y Nuevos sabores y texturas.

Compartir

Comentarios

Escribe tu respuesta

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto