Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La importancia de evitar etiquetar a tus hijos

La importancia de evitar etiquetar a tus hijos

“Este niño es muy vago”, “Juan es más irresponsable que su hermano”, “Eres muy malo”… etiquetar a un niño es condicionarle y predisponerle a ser de esa manera, sin permitir que desarrolle una personalidad completa o que cambie y mejore su forma de ser.

Si un niño oye desde pequeño cualquier calificación referida hacia sí mismo, la asumirá como propia y pensará que, realmente, él es así y solo así. Creerá que eso es lo que le ha tocado ser en la vida: “vago”, “ruidoso”, “trasto”, “travieso”… y que debe actuar de esa manera para cumplir con lo que los adultos esperan de él, sin entender que es justamente lo contrario lo que buscan sus padres, profesores u otras figuras de autoridad al calificarle de esa forma.

Asimismo, las etiquetas minan la autoestima y la seguridad e impiden el cambio y la mejora de una persona, algo aún más grave si hablamos de niños que están formando y desarrollando su personalidad. Por todo ello, es importante evitar las etiquetas y no hablar siempre del niño de determinada manera.

Consejos para evitar las etiquetas

  • Cuando haga algo mal o se comporte de manera traviesa, no le digas “Eres malo” o “Eres muy travieso”, recalca qué es lo que ha hecho mal. Debes calificar el comportamiento, no al niño.
  • Explícale cómo debe comportarse de manera correcta, muchas veces los niños actúan mal porque no saben hacerlo de otro modo.
  • Usa siempre un lenguaje apropiado a su edad y frases concretas.
  • No le compares con sus hermanos o compañeros de clase.
  • Si ves que intenta mejorar y cambiar, alábale y reconóceselo.
  • Nunca hablas de él con otras personas y él delante, a no ser que sea para decir algo bueno.

 

 

Fuente: Silvia Álava (2015), Queremos que crezcan felices, Madrid, Ed. Actitud de Comunicación.

Compartir

Comentarios

Escribe tu respuesta

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto