Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Consejos para una dieta equilibrada

Todo el mundo sabe de la importancia de una correcta alimentación para lograr y mantener un buen estado de salud. Hoy en día es indiscutible. Además, una alimentación equilibrada es, si cabe, más importante en las etapas infantiles, donde cualquier carencia o exceso tiene repercusiones en el crecimiento de los más pequeños.


Descárgate los menús que adoran los niños

Pero, ¿cómo puedo lograr que mi hijo mantenga una dieta equilibrada?

La dieta equilibrada es aquella en la que, mediante los alimentos, obtenemos de éstos los nutrientes necesarios para realizar las funciones del organismo. Sin carencias ni excesos y manteniendo siempre las siguientes premisas:


Debe ser:

  • Variada: comer de los diferentes grupos de alimentos y variando dentro de los mismos.
  • Agradable: tanto los adultos como los más pequeños debemos disfrutar de la comida.
  • Suficiente: en cantidad adecuada a la edad del niño
  • Adaptada: a las particularidades del niño (estado de salud, actividad física, hábitos…)

¿Qué grupos de alimentos deben estar presentes en una alimentación equilibrada?
Son varios los grupos de alimentos que deben formar parte de la alimentación en los más pequeños.

¡Toma nota!

Hidratos de carbono

Este grupo está formado por los cereales y sus derivados (pasta alimenticia, arroz, pan), patata y legumbre. Son la base de la dieta y les dará la energía necesaria para afrontar toda la actividad a la que están expuestos los niños.
Habitúalos a los cereales integrales: son más saludables por su mayor contenido en vitaminas, minerales y fibra.

Frutas, verduras y hortalizas

Recuerda este número: ¡5 al día! Que en la alimentación diaria estén presentes, entre frutas y verduras, 5 raciones. Varía lo más posible tanto las frutas como las verduras. La variedad de colores es un indicador de su aporte de vitaminas. Puede parecernos una odisea que nuestros hijos tomen verduras, pero incluidas como ingredientes de las diferentes preparaciones, o como guarniciones divertidas, les resultarán fáciles de tomar.

Prepara deliciosos platos coloridos y verás cómo tendrán una mejor aceptación: brochetas, macedonias, en forma de piruletas… ¡Ah! y recuerda: los zumos comerciales no son fruta. Están cargados de azúcares y los profesionales en nutrición los llamamos “chuches líquidas”. Dales como alternativa licuados y zumos naturales hechos por ti, así como batidos, helados o granizados. Son sin duda una opción mucho más saludable.

Proteínas

Carne, pescado, huevos y legumbres forman parte de este grupo. Alterna estos alimentos bien como plato principal o como ingrediente del plato. Las legumbres tienen una proteína de menor valor biológico que las de origen animal, pero mezcladas con cereales obtendrás una proteína de la misma calidad que las animales. Por ejemplo: lentejas con arroz.

Y recuerda: los embutidos son también alimentos proteicos.

Lácteos

La leche y sus derivados como los yogures, la cuajada, el queso… son alimentos importantes por el aporte de calcio y vitamina D, micronutrientes esenciales en el crecimiento debido a la formación del hueso. Hasta los 30 años nuestro cuerpo obtiene su pico máximo de calcio. Por esa razón, acostúmbralos a desayunar y merendar un buen tazón de leche y opta, por ejemplo, por bocadillos de queso para la hora del recreo y la merienda.

Grasas

El aceite de oliva, ¡la mejor opción! Cocina y aliña con un aceite de oliva. Les aportarás ácidos grasos de muy buena calidad nutricional.

Para beber... ¡agua!

Enséñales la importancia del agua y no cedas a que en la hora de la comida y cena tomen zumos artificiales ni refrescos; no les harás ningún bien. Deja estas bebidas para ocasiones especiales.

Por otro lado es normal que a estas edades los niños se pirren por tomar alguna que otra gominola. La dieta de tu hijo no será mejor por no dejarles comer alguna chuchería si en su día a día faltan verduras, frutas, cereales… Enséñales a incorporarlas en ocasiones especiales.

  • Predica con el ejemplo. No pretendas que tus hijos coman verdura si los papás no lo hacen. Ellos imitan a sus referentes: sus padres. Hazlo por dos buenas causas: tu salud y la de tu hijo o hija.
  • No hay alimentos buenos ni malos, sino que todo depende de la cantidad, cómo, cuándo, con qué y de qué forma se consuma.

Pon ya en práctica nuestros consejos con estos menús con los que ¡se chuparán los dedos!


Descárgate los menús que adoran los niños
Más para tus hijos
No te pierdas nada
Únete a nuestro...
Síguenos en...

Para estar a la última de nuestras novedades, promociones y ¡mucho más!

Para seguir los avances y el día a día del bebé protagonista de el Babygram.

Para aprender muchísimo con nuestro vídeos didácticos.

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto