Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Por una vida sana y saludable

Descubre cómo reducir las grasas para una dieta equilibrada


Las grasas o lípidos son nutrientes imprescindibles para nuestro organismo. Proporcionan energía a través de los alimentos, y conociéndolas, podemos llevar una dieta equilibrada sin excesos, ayudando a prevenir enfermedades cardiovasculares y obesidad.

Tipos de grasas

Grasas saturadas

Aumentan el colesterol malo, por lo que su aporte de energía debe representar menos del 10% del total de la dieta diaria. Están en mantequilla, queso, productos cárnicos (salchichas, hamburguesas, etc.), leche y yogur enteros, tartas y masas, manteca, sebo de vaca, margarinas, grasas de pastelería, y aceites vegetales de coco, palma y palmiste.

Grasas monoinsaturadas

El principal representante es el ácido oleico, presente especialmente en el aceite de oliva, el aguacate y la carne de cerdo. Resultan interesantes por su influencia a nivel cardiovascular y se considera interesante que aporten entre el 15 y el 20% de la energía de la dieta diaria.

Grasas poliinsaturadas

Presentes en aceites vegetales, pistachos, anacardos, nueces… pescados como salmón, caballa, arenque, trucha, y aceites vegetales, ayudan a disminuir el colesterol malo. Dentro de las grasas poliinsaturadas destacan los ácidos grasos esenciales, imprescindibles en nuestra alimentación.

Ácidos grasos trans

Se encuentran en fritos, carne grasa de ternera y ovino, productos comerciales horneados, grasas para fritura o pastelería y margarinas, pueden elevar el colesterol malo y disminuir el bueno.

Conclusión: Es importante realizar una ingesta moderada de grasas, ya que deben representar alrededor del 30% del aporte de energía de nuestra dieta diaria. Pero no todas las grasas son iguales, así que debemos planificar las que incluimos en nuestra alimentación: pocas saturadas, una cantidad lo más reducida posible de trans, y un aporte adecuado de mono y poliinsaturadas.


Las grasas: calóricas pero esenciales para el organismo


  • Transportan las vitaminas liposolubles (A, D, E y K) y favorecen su absorción intestinal.
  • Regulan diversas funciones orgánicas.
  • Son fuente de ácidos grasos esenciales.
  • Importante aporte de energía: hasta 9 kilocalorías por gramo.
  • Actúan como reserva de energía a largo plazo.
  • Proporcionan aislamiento térmico corporal además de protegerlo de lesiones.
  • Participan en funciones estructurales de las membranas celulares.
  • Favorecen la formación de hormonas que regulan el organismo.
  • Hacen más apetecibles los alimentos.
  • Crean sensación de saciedad al retrasar el vaciado del estómago.
Mujeres fuertes
Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto